7 de enero de 2014

Martini blanco con limón

Título: "Martini blanco con limón"
Técnica: Técnica mixta sobre papel acuarelable grano satinado.
Medidas: 24 x 32 cm


Martini Blanco Con Limón…
En el límite de tus labios
He quedado un sorbo de agridulce progresión
Desligados de la exuberancia
Descubriremos el cielo de la efervescencia
Y dejarás tu alma, en breve aleteo,
Deshilachada entre atuendos perdidos
Por el fervor incandescente de tu palpitar.
Habrás sabido elegir entre los pliegues
Encendidos por un fanal abrasador
De turquesa benevolencia y mar iridiscente
Frente a los áridos terrenos esquilmados
En canosa decadencia castrando el mundo,
Denegando libertad entre áuricas rejas
Y pañuelos de seda envejecida, onerosísimos.
He sumergido el cubo gélido de tus aguas
En el regazo profundo de mi acritud velada
Para dejarte huella en tus comisuras
Presos fuimos del obnubilado resplandor
A medio camino del acantilado envarado
Sobre vías paralelas, de infinitos instantes.
Llueven gotas de dulce acontecer, en el día
En que todo ocurrió, ese pestañeo cómplice
La sed saciada en el mar de tus ojos rendidos
Ay de mí, que me secuestras sin saber redimir
Que una vez fuimos desconocidos, y ahora,
Ahora me desligo por cada uno de tus poros.

Autor del poema: ©Santiago Pablo Romero. Sensualidad.
http://youtu.be/lAJxBxKsV5g

1 comentario:

Santiago PABLO ROMERO dijo...

Martini Blanco Con Limón…

En el límite de tus labios
He quedado un sorbo de agridulce progresión
Desligados de la exuberancia
Descubriremos el cielo de la efervescencia
Y dejarás tu alma, en breve aleteo,
Deshilachada entre atuendos perdidos
Por el fervor incandescente de tu palpitar.
Habrás sabido elegir entre los pliegues
Encendidos por un fanal abrasador
De turquesa benevolencia y mar iridiscente
Frente a los áridos terrenos esquilmados
En canosa decadencia castrando el mundo,
Denegando libertad entre áuricas rejas
Y pañuelos de seda envejecida, onerosísimos.
He sumergido el cubo gélido de tus aguas
En el regazo profundo de mi acritud velada
Para dejarte huella en tus comisuras
Presos fuimos del obnubilado resplandor
A medio camino del acantilado envarado
Sobre vías paralelas, de infinitos instantes.
Llueven gotas de dulce acontecer, en el día
En que todo ocurrió, ese pestañeo cómplice
La sed saciada en el mar de tus ojos rendidos
Ay de mí, que me secuestras sin saber redimir
Que una vez fuimos desconocidos, y ahora,
Ahora me desligo por cada uno de tus poros.

©Santiago Pablo Romero. Sensualidad.
http://youtu.be/lAJxBxKsV5g