15 de diciembre de 2013

Yegua y potro

Lapiz 2B sobre papel caballo



Yegua y Potro…

Tras noche ardua
De carmesíes tardíos en la alborada
He sentido un dolorido relincho
Y un embravecido resquicio de queja
Después un sosegado silencio
Un denudado alborozo de alegrías
Ya estás cubierto de virginal fluido
Vibra mi sudorosa piel
Apoderando el regocijo me siento Yegua…
Potro mío.
Así tronaba un sueño en su cabeza
Mientras relegaba la somnolencia
A recuerdos baldíos
No estuve, no puede dormir atormentado
Y me sentí llamado
A aderezar con mi presencia su concesión
Una vida vivaracha, una pizpireta crin
Adorna tu frontal vistosidad
Mientras ella descansa
Cuan madre satisfecha de su logro
Apenas cabezas, y cuerpos
Dislexias de idiomas imberbes
O rutilantes escocidos de preñez viviente
Para saciar el aderezo de poder ser sensible
E incluso sabedor de su futuro
Tanto como aquel hombre que la sujetaba
Mientras dejaba un reposado susurro
A la vez que lloraba
Mientras deslizaba su mano
Por entre los agujeros de su herradura,
Así se dijo…Me traes suerte Osiris…

Autor del poema: Santiago Pablo Romero
Bsts Preciosa, tus alados apéndices nos alienta a volar en tus sueños, Gracias Mar.

1 comentario:

Santiago Pablo dijo...

Yegua y Potro…

Tras noche ardua
De carmesíes tardíos en la alborada
He sentido un dolorido relincho
Y un embravecido resquicio de queja
Después un sosegado silencio
Un denudado alborozo de alegrías
Ya estás cubierto de virginal fluido
Vibra mi sudorosa piel
Apoderando el regocijo me siento Yegua…
Potro mío.
Así tronaba un sueño en su cabeza
Mientras relegaba la somnolencia
A recuerdos baldíos
No estuve, no puede dormir atormentado
Y me sentí llamado
A aderezar con mi presencia su concesión
Una vida vivaracha, una pizpireta crin
Adorna tu frontal vistosidad
Mientras ella descansa
Cuan madre satisfecha de su logro
Apenas cabezas, y cuerpos
Dislexias de idiomas imberbes
O rutilantes escocidos de preñez viviente
Para saciar el aderezo de poder ser sensible
E incluso sabedor de su futuro
Tanto como aquel hombre que la sujetaba
Mientras dejaba un reposado susurro
A la vez que lloraba
Mientras deslizaba su mano
Por entre los agujeros de su herradura,
Así se dijo…Me traes suerte Osiris…


Bsts Preciosa, tus alados apéndices nos alienta a volar en tus sueños, Gracias Mar.